No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

domingo, 19 de junio de 2011

INSIDIOUS

            Noche de sábado, noche de cine. Y aprovechando, de cine de miedo. No soy muy partidario del cine de terror, más que nada porque de unos años a esta parte parece que pasar miedo (miedo de verdad) en la butaca está de lo más difícil, y nada me ha asustado de verdad creo que desde Los Otros. Pero bueno, los anuncios sobre Insidious me habían intrigado así que…


            De primeras, la principal baza con la que juega Insidious es estar dirigida por James Wan, que lanzó al estrellato la saga Saw, con guión de Leigh Whannell, también relacionado con la saga del macabro asesino. El reparto en sí está formado por desconocidos: Patrick Wilson como Josh Lambert, el padre de familia; Rose Byrne como Renai Lambert, la madre; Ty Simpkins como el inquietante niño; y Lin Shaye como la parapsicóloga Elise Reiner.

            Un momento, un momento. ¿Padre? ¿Madre? ¿Niño inquietante? ¿Parapsicóloga? ¿Qué esto lo habéis visto ya antes? Ehhhh…. Sí, lo habéis visto. Y es que Insidious bien podría haber sido Poltergeist 2.0; cambiando a la pequeña Caroline por su versión de niño, Dalton. Y es que el argumento no puede ser más parecido. Salvo pequeños detalles (obviamente al niño no se lo traga el armario ni habla por la tele), el guión de Insidious es prácticamente una copia del de Poltergeist, hasta el punto de que hay escenas (la llegada de la parapsicóloga Elise y sus acompañantes) que parecen estar directamente calcadas de la obra maestra del terror de Steven Spielberg.


            Y es que realmente, Insidious no aporta nada nuevo al cine de terror. Sobre una base que está descaradamente tomada de Poltergeist, encontramos elementos de otras películas de terror: Al Final de la Escalera; El Resplandor; El Sexto Sentido; El Proyecto de la Bruja de Blair; e incluso diría que hay una escena inspirada en El Orfanato. No hay elementos innovadores, y el propio guión es más bien… previsible.


            Y sin embargo… Insidious es una película que merece la pena ver. Wan no trae nada nuevo… pero lo que hace, lo hace bien, convirtiendo Insidious en una película entretenida, bien llevada, que tiene sus momentos de “salto” del asiento, con unos efectos especiales bien hechos (sin ser llamativos ni escandalosos, más bien son básicos) y ajustados a guión, unas interpretaciones naturales… Es decir, un buen trabajo. Así que nada… Si os apetece pasar un rato entretenido, Insidious es una buena opción.

2 comentarios:

Yota dijo...

Gracias por la reseña, Me apetece verla, a ver si engaño a alguien este finde. Saludos

Anónimo dijo...

uhbhbhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhvvvvvvvvvvvvvvvvvvrty6