No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

viernes, 25 de noviembre de 2011

DANZA DE DRAGONES

Por si no lo he dicho nunca por aquí, soy una persona más bien débil. O sea, mi nivel de paciencia para muchas cosas está en un nivel ligeramente superior a cero… por no decir que directamente es ninguna. Y con Canción de Hielo y Fuego he caído en barrena. O lo he cogido con muchas ganas, o es que me ha pillado en el momento adecuado de mi vida para empaparme de las historias de Poniente… pero es que esto es un no parar, es como si nada me saciara. Así que cuando aquí, un colega que pasa de vez en cuando por el foro, El Espíritu de las Navidades Pasadas, me dijo “¿Quieres el quinto libro en pdf y en castellano?”…


                Si hubiera dicho que no, obviamente no estaría escribiendo este post. Así que todos sabéis lo que contesté. Bueno, en previsión de posibles venganzas futuras, aviso a la Sociedad de Autores de que en el futuro, en cuanto el libro esté publicado, me gastaré mis correspondientes treinta euros en el tomo procedente, como Dios manda. Esto sólo ha sido un aperitivo. Y ahora… ¡¡pasemos a lo interesante!! Y por si alguno tiene miedo… ¡¡SIN SPOILERS!!

                Danza de Dragones es el quinto tomo de Canción de Hielo y Fuego, y como ya todos sabréis seguramente, transcurre en paralelo durante la mayor parte de sus páginas con Festín de Cuervos, ya que muchos capítulos de este Danza de Dragones debería haber formado parte del libro anterior, pero al ver que en vez de un libro iba a salir un monstruo, Martin decidió hacer la división por personajes y no por cronología. Así que aquí tenemos a los personajes a los que echábamos de menos en Festín de Cuervos. Aquí están Daenerys, Tyrion, Bran, Jon Nieve, Davos Seaworth… y bueno, muchos otros personajes, que adquieren voces para contar historias que, en su mayor parte, transcurren lejos de Poniente, o en sus más extremas fronteras nórdicas. Así, a las voces ya conocidas, se unen las de Quentyn Martell, Barristan Selmy, Melisandre de Asshai o Assha y Victarion Greyjoy, además de un nuevo (o no tan nuevo) Hediondo… y un personaje que surge del pasado cercano de los Siete Reinos y que puede tener la llave para su futuro. El título del libro está tomado de la primera guerra civil que hubo entre los Targaryen, cuando Aegon II tuvo que defender su título real de su hermana, la princesa Rhaenyra, guerra en la que ambos contendientes tenían por símbolo el sello de la Casa Targaryen, el dragón tricéfalo. Como detalle, comentar que Aegon II fue el ganador de la Danza de Dragones, y entregó a la princesa Rhaenyra a sus dragones para que fuera devorada, siendo testigo de este ajusticiamiento el joven hijo de Rhaenyra, Aegon, que curiosamente, sucedería a su tío Aegon II en el Trono de Hierro, Aegon III, llamado Veneno de Dragón, ya que exterminaría a los últimos dragones, y sería el padre ni más ni menos que de Baelor el Santo… Interesante la historia de los Targaryen, muy interesante…

                En la mayor parte de su extensión, Danza de Dragones transcurre, como he dicho antes, lejos de Poniente. Las Ciudades Libres, y sobre todo, la Bahía de los Esclavos, se convierte en el escenario principal de la historia, con el desarrollo de los conflictos entre Daenerys, convertida en reina de Meereen y los señores de las ciudades esclavistas ghiscari, una lucha antigua que se repite desde los tiempos en los que el Viejo Ghis (representado por la Arpía) fue derrotado por Valyria (representada por el Dragón). Así, salvo algunas escenas que se desarrollan en el Norte, donde el Invierno está cada vez más cerca, la mayoría del libro transcurre en el terreno  de Meereen y sus alrededores, las tierras dominadas por los Grandes Maestros vestidos de seda y las pirámides de ladrillo en las que se mueven secretos que no tienen nada que envidiar a las que tienen lugar en Desembarco del Rey. Y Martin tiene la misma maestría a la hora de desenvolverse y crear estos parajes como tuvo para definir los Siete Reinos. Meereen, el río Rhoynar, las Ciudades Libres… quedan tan definidas en este libro como Dorne o el Valle de Arryn lo habían hecho en libros anteriores, ampliando el maravilloso mundo de Canción de Hielo y Fuego.

                Además de ponernos en paralelo con Festín de Cuervos, hay un momento en el que la historia de Danza de Dragones alcanza el final del anterior volumen, y continúa desde allí, devolviéndonos a personajes como Cersei, Jaime, Arya o Brienne, y de nuevo a los asuntos de Desembarco del Rey, sacudido por los últimos acontecimientos que pudimos ver en Festín de Cuervos. Y como Martin nos tiene acostumbrados, hace avanzar la historia llevándonos de sobresalto en sobresalto, y demostrándonos una vez más que… bueno, que nadie está a salvo y que cualquier cosa que pudiéramos tener segura, simplemente no está ahí.

                No puedo decir mucho más, sólo que sé que ahora tengo por delante una espera muy larga… muy larga…

                Ay.