No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

domingo, 18 de febrero de 2018

CALAVERAS Y GRILLETES: DEL CORAZÓN DEL INFIERNO (II)

La hora de lanzar el asalto final sobre Fuerte Obstáculo había llegado. La escasa flota que Lord Endymion y Ledy Tessa Viento Favorable habían conseguido reunir partiría hacia Puerto Peligro para distraer a las fuerzas de Kerdak Puño de Hueso, mientras los aventureros, siguiendo las indicaciones que Harrigan había preparado para Druvalia Thrune, se adentrarían en las entrañas de la isla en la que se alzaba Fuerte Obstáculo a través de una entrada secreta situada en un almacén en la costa de la isla Bastión del Metal. Tras teleportarse a Puerto Peligro y realizar allí algunas compras, utilizaron el Sombrero de Besmara de Vanderlay para acercarse de manera discreta al almacén, aprovechando las últimas luces del día y que sus aliados ya habían comenzado a atacar Puerto Peligro. 

Los draugr guardan el acceso a las entrañas de Fuerte Obstáculo...


Guiados por el Capitán Shen se adentraron lo más discretamente posible en el almacén, examinando los despachos, la sala de contabilidad y el almacén de líquidos, sin que el capitán encontrara la puerta secreta que buscaban. Se adentraron entonces en la sala principal, donde se encontraron con la desagradable sorpresa de que el almacén estaba protegido por un golem de hierro que resultó ser bastante resistente. Mientras trataban de escapar del golem utilizando como cobertura unos tigres gigantes convocados por Emily, la propia convocadora atrajo la atención de uno de los guardias del almacén. Mientras disputaban un combate a varias bandas entre el golem, los aventureros, los tigres y los guardias, Vanderlay continuó examinando el almacén, encontrando finalmente el acceso secreto bajo una barrica de aceite en el almacén de líquidos, pero aún así tenían que conseguir mover los 900 kg del barril. Después de acabar con los guardias, consiguieron que el golem se desactivara desapareciendo todos, con lo que finalmente pudieron ayudar a Echidna a desplazar el barril, accediendo finalmente a una escalerilla que se adentraba en las entrañas de la isla. 

Abajo se encontraron con un viejo templo a Besmara que formaba parte de las instalaciones que Turpin Hierro, primer rey del Huracán, había construido bajo la isla como parte de las tumbas de sus enemigos. En su exploración del lugar, y tras descubrir una nueva puerta secreta, pero antes de poder activarla, se encontraron con que habían atraído la atención de un grupo de reye draugr, hasta que finalmente Yana y Echidna consiguieron rechazarlos utilizando sus habilidades para canalizar energía positiva, destruyendo a los peligrosos muertos vivientes... 

viernes, 16 de febrero de 2018

MEMORIAS DE HIELO

Memorias de hielo (Malaz: El Libro de los Caídos 3)Memorias de hielo by Steven Erikson
My rating: 5 of 5 stars

En otras circunstancias, quizá hubiera dicho que casi un mes me había costado acabar con la historia de Memorias de Hielo. En estas, diré que he podido disfrutar durante casi un mes de Memorias de Hielo. Y eso que tengo la sensación de que sólo he empezado a arañar la historia que he leído, pues como en los libros anteriores, la historia que Steven Erikson creó en su Libro de los Caídos se extiende mucho más allá de las fronteras de cada uno de sus libros.

Memorias de Hielo arranca apenas un mes después de los acontecimientos que transcurren en Los Jardines de la Luna, y al mismo tiempo que en el continente de Siete Ciudades se desarrolla el Apocalipsis y la revolución de Sha'ik partiendo desde el desierto de Raraku. Después de los acontecimientos de Darujhistan, la guerra se traslada al sur del continente de Genabackis, donde aquellos que hasta poco antes habían estado enfrentándose por el dominio del continente se encuentran trazando una inestable alianza contra el enigmático Vidente Painita. Así, Caladan Brood y Anomander Rake junto a sus fuerzas de barghastianos, rhivi y Tiste Andii se alían junto al ejército malazano dirigido por el Puño renegado Dujek Unbrazo y con los Abrasapuentes como compañía. Así, nos encontramos con antiguos conocidos, desde Whiskeyjack al Capitán Ganoes Paran, pasando por el ya mencionado Rake, Toc el Joven, Kruppe y Murillio; y nuevos personajes tan llamativos como los que ya conocíamos. El siniestro Kallor, Itkovian, Zorraplateada, Lady Envidia y los seguleh... Todos ellos se encuentran envueltos en una guerra que parece haber arrancado muchos milenios antes hundiéndose en las propias raíces del ancestral conflicto entre los jaghut y los t'lan imass que arrasó Genabackis, y un poder que parece estar retorciéndose bajo el Dominio Painita, envenenando las propias Sendas.

A lo largo de las más de 1500 páginas que narran Memorias de Hielo, me he encontrado con una de las historias más complejas, épicas y emocionantes que he leído en muchos muchos años, con escenas absolutamente inolvidables. El asedio de Capustan, la guerra en Coral, el ocultamiento de Engendro de Luna, los misterios de Togg y Fanderay, la piedad de Itkovian, las artes de Ben el Rápido... Una novela absolutamente brillante, a la que si tengo que poner un pero, lo hago más al continente que al contenido. La encuadernación me ha parecido un poco endeble, y después de que en mi librería me cambiaran el primero cuando comenzó a desencuadernarse, he tenido que guardar el que me dieron de recambio, ya que empezó de nuevo enseguida a crujir, por lo que he terminado comprándolo también en ebook. No me hubiera importado pagar un poco más por el libro físico si iba a tener una mejor encuadernación.

Pero aún así, un cinco, y me quedo corto de estrellas.

View all my reviews

domingo, 11 de febrero de 2018

CALAVERAS Y GRILLETES: DESDE EL CORAZÓN DEL INFIERNO (I)

Después de acabar a duras penas con el Capitán Harrigan y sus seguidores, los antiguos tripulantes del Maldición de Besmara descubrieron los planes que el traidor había compartido con la flota chelia de Druvalia Thrune y que llevaría a los esclavistas de Cheliax hasta el mismo corazón de los Grilletes. Sabiendo que se encontraban en una carrera contra el reloj, trataron de avisar a todo el mundo posible de lo que iba a ocurrir. Recurriendo a los restos de su flota y a la de Harrigan, consiguieron reunir un puñado de escuadrones que quedaron bajo el control de Echidna, que junto a Vanderlay, puso rumbo a Puerto Empapado, que sería la primera isla en recibir el ataque chelio. Mientras tanto, Yana se teleportó junto a Emily a Muelle Infierno, donde consiguieron atraer a su bando a Arronax Endymion; y el Capitán Shen y Pirkles llegaron a Fuerte Obstáculo, en Puerto Peligro, donde Shen utilizó su asiento en el Concejo para convocar a los Capitanes Libres, aunque desde el principio se dieron cuenta de que no contaban con el beneplácito del Rey del Huracán. Mientras los Capitanes Libres se reunían en Fuerte Obstáculo, Vanderlay y Echidna se dieron cuenta de que sus aliados jamás llegarían a tiempo a Puerto Empapado, así que comenzaron a organizar la evacuación de la isla, dirigiendo a todo aquel que tuviera un barco hacia Fuerte Lack o Muelle Infierno, donde finalmente decidieron que presentarían batalla, enviando un mensaje a sus compañeros de Puerto Peligro para hacérselo saber. 

Druvalia Thrune


La reunión del Concejo con el Rey del Huracán fue peor de lo que habían pensado, Kerdak Puño de Hueso no creyó ni una sola de las palabras de Shen, y de hecho, prohibió a los Capitanes Libres acudir a hacer frente a la "supuesta flota" que bajaba desde el Ojo de Abendego. El propio Amo de los Vendavales se enfrentó al Rey del Huracán para acudir a Puerto Empapado. A espaldas de Kerdak, Tessa reunió a sus partidarios con Shen y los suyos, y finalmente, partieron hacia el norte, donde contaban con hacer frente a los chelios. 

Como habían previsto, divisaron a la Armada Chelia cuando se acercaban a Muelle Infierno, y con Echidna actuado como Almirante de la flota, se prepararon para el encontronazo, pero Druvalia Thrune tenía sorpresas para ellos, y de pronto se encontraron haciendo frente a un escuadrón de demonios maagav que consiguieron arrancar al Almitante Amiano del Maldicion de Besmara. Mientras Yana, Shen, Vanderlay, Emily y su araña telépata trataban de hacer frente a los maagav en el barco, Pirkles se atrevió a teleportarse directamente sobre aquel que se llevaba al Almirante, consiguiendo finalmente repeler el ataque demoníaco y regresando Echidna al barco justo a tiempo de impartir las primeras órdenes para la batalla. 

Pero la superioridad de la flota chelia era abrumadora, y pronto se hizo evidente que no ibán a sobrevivir, mucho menos a triunfar. Tuvieron que asistir atónitos al hundimiento de los barcos de Pierce Jerrell, con el propio comodoro perdiéndose en el océano, y Vanderlay solo pudo escapar de un destino parecido utilizando el sombrero de Besmara, junto a Sandara Quinn y dos más de sus marineros. Aquel fue el final de las Águilas de Merrill Palo Respetable, y de la mayoría de la escuadre de Tessa Viento Favorable, hasta que pareció que solo los hombres de Arronax Endymion eran capaces de contener a los chelios y sus demonios. Tomando una amarga decisión, Echidna finalmente se desvió de la batalla, y aprovechó un flanco descuidado del barco insignia chelio, el Furia de Abrogail, para tratar de llegar a la propia Almirante Thrune. Sin embargo, el camino no estaba tan despejado como pensaban, y tuvieron que hacer frente al ataque de un puñado de demonios ahogadores que pusieron en serio peligro a Pirkles, hasta que Yana consiguió utilizar el poder de su fe para expulsar a algunos del plano material, y paralizar al resto, de modo que Shen pudo acabar con ellos, asaltando por fin el Furia de Abrogail.

Allí, desde el Castillo de Popa, la Almirante Druvalia Thrune y su guardaespaldas, la Paralictor Valeria Asperiux dirigían el ataque. Vanderlay trepó a la cofa del Maldición de Besmara, consiguiendo así atrapar a Valeria Asperiux en su hechizo de inmovilidad, con lo que Shen, a costa de su invisibilidad pudo acabar con ella, mientras Druvalia centraba sus ataques en Emily, llevando a la conjuradora hasta la muerte, de la que fue salvada en última instancia por el Almirante. Pirkles se llevó a Echidna, Emily y Yana hasta el castillo del Furia de Abrogail, donde hicieron frente a los infantes chelios, mientras Shen se convertía en el nuevo objetivo de los ataques de Druvalia Thrune, aunque finalmente el fuego de Yana consiguió acabar con ella. 

Con la muerte de su Almirante, la mayor parte de los chelios se rindieron, y los supervivientes se reunieron en Muelle Infierno. La voluntad de los supervivientes, encabezados por Arronax y Tessa, era cambiar al Rey del Huracán, y la señora de Quent tenía las ideas claras al respecto. Kio Shen parecía en candidato perfecto, había llevado a los suyos desde la esclavitud a una posición preeminente entre los Capitanes Libres... pero había matado a la señora de la Roca de las Mareas mientras dormía. Y ya había habido bastantes muertes por la espalda en los tiempos de Kerdak Puño de Hueso. Por otro lado, estaba el que había sido su segundo durante mucho tiempo, Vanderlay d'Hermes. Era solo un niño, pero quizá eso lo convirtiera en un rey capaz de escuchar a sus consejeros. Tanto Shen como Vanderlay aceptaron la propuesta de Tessa, y finalmente, los propios Capitanes Libres eligieron que su nuevo rey fuera Vanderlay d'Hermes. Sería él quien se convirtiera en el nuevo señor de Fuerte Obstáculo, el nuevo dueño de la Corona del Huracán. 

Pero Kerdak Puño de Hueso aún era el dueño del trono de los Grilletes, y para conseguir que Vanderlay se alzase en el trono, había que tomar Fuerte Obstáculo. Tessa, Arronax y el Amo de los Vendavales se encargarían de atacar la ciudad, forzando a Kerdak a buscar refugio bajo Fuerte Obstáculo, donde los personajes podrían encargarse de él, utilizando para ello las notas que Harrigan había preparado para Druvalia Thrune sobre como asaltar la fortaleza del Rey de los Capitanes Libres. 

La última aventura había comenzado.